Office Freelancer by FirmBee
Office Freelancer :: FirmBee

Listas Not-To-Do en mi BuJo

Tiempo de lectura aprox.: 2 minutos

En la mayoría de sistemas de productividad, como GTD o BuJo,o aplicación que utilices para planificar tu tiempo siempre se dedica un espacio a las tareas que tenemos que hacer. Sin embargo, son pocas las veces que realmente nos paramos a pensar las tareas que deberíamos dejar de hacer (Not-To-Do list).

¿Qué es una lista Not-To-Do?

Es el conjunto de actividades que tenemos claro que tenemos que parar de hacer para mejorar nuestro rendimiento. Es importante reconocer cuales son aquellas actividades o hábitos, a los que dedicamos un tiempo valioso pero, que realmente no nos vale para nada y no nos acerca a nuestras metas.

¿Cómo crear una lista Not-To-Do en mi BuJo?

El momento que suelo utilizar para este tipo de tareas es cuando voy a realizar la revisión semanal y, sobre todo, la mensual. Cuando estoy haciendo el seguimiento de mis proyectos, escribo las dificultades que he tenido o los cambios que he realizado para poder ajustarme a mis objetivos. Reviso las tareas y citas que tengo próximamente, y me planteo si realmente es posible cuadrarlo todo. Marco aquellas tareas de menor interés, como candidatas a la lista Not-To-Do; y finalmente, si considero que me aleja de lo que me he propuesto durante la semana, lo añado a mi lista  Not-To-Do.

Además de esta lista de tareas que voy creando después de cada revisión, utilizo una lista  Not-To-Do permanente para eliminar malos hábitos y que basé en el libro de Tim Ferris en el libro “La semana laboral de 4 horas”:

  • No contestar llamadas de teléfonos sin identificar.
  • No aceptar reuniones ni llamadas si no está claro el orden del día o la duración.
  • No permitir que la gente divague.
  • Revisar el email o cualquier red social, únicamente, en las horas establecidas.
  • Limitar al mínimo la comunicación con los clientes que dan pocos beneficios y son muy exigentes.
  • No trabajar más para afrontar una situación agobiante. Establecer prioridades.
  • No estar pegado al móvil 24/7.
  • El trabajo no es todo en la vida.
  • Evitar el sedentarismo.

¿Qué hacer para que una lista Not-To-Do funcione?

Después de dar el gran paso de pensar y anotar qué cosas no vamos a hacer, queda lo más difícil… NO hacerlo. Sobre todo es complicado cuando afecta a viejos malos hábitos o depende de factores externos. Si veo que alguna de las tareas, a las que me he comprometido, se pone muy cuesta arriba… lo que más me ayuda es poner recordatorios que me anime a seguir con ello y me motive. Si está relacionado con formas de trabajar o el entorno, les comento o me pongo de acuerdo con ellos para facilitar estos cambios y eliminar esas obligaciones que me he creado y realmente son innecesarias.

Y tú, ¿ya has empezado a pensar en tu lista Not-To-Do? ¿Qué incluirías en ella?

Deja un comentario