Building Plane City :: 贝莉儿 NG
Building Plane City :: 贝莉儿 NG

Las 6 perspectivas de trabajo en GTD

Tiempo de lectura aprox.: 3 minutos

En los anteriores posts relacionados os he comentado los pasos más terrenales del sistema GTD; una forma de empezar a aplicar estos métodos en el día a día. Sin embargo, para tomar las decisiones adecuadas y priorizar las acciones convenientemente, es necesario conocer nuestro trabajo no quedarse únicamente en acciones, proyectos y revisiones. David Allen  habla de 6 perspectivas donde ofrece una visión completa de qué es lo que quieres, qué estás haciendo para conseguir esas metas y si lo que haces se encuentra en sintonía con tu forma de ser. Para mí eso implica, ser productivo haciendo lo que realmente te hace sentir vivo.

Las 6 perspectivas de trabajo según David Allen

Para ello, hace una equivalencia entre los distintos niveles en GTD y la altitud de vuelo de un avión:

Altitud Descripción Pregunta Cuándo ejecutarlo
15.000 metros o más Tu vida ¿Por qué existo? Más adelante
12.000 metros Visión personal a tres o cinco años ¿Dónde te ves en 5 años?
9.000 metros Objetivos anuales o bianuales ¿Qué quiero hacer el año que viene?
6.000 metros Áreas de responsabilidad ¿Qué quiero mejorar? Ahora
3.000 metros Proyectos actuales ¿Qué acciones complejas tengo entre manos?
Pista de aterrizaje Acciones actuales ¿Qué tengo que hacer?

Tu vida

¿Qué te hace sentir vivo? ¿Cuál es tu propósito en la vida? Estas si que son preguntas que dan vértigo (no me extraña que David Allen las compare con más de 15.000 metros de altitud). Empezamos fuerte, pero realmente, en algún momento de tu vida debes empezar a pensar en ello, no es algo para planteárselo en 5 minutos, pero poco a poco podrás ir acercándote a la respuesta.

Visión personal

Hazte una entrevista a ti mismo y pregúntate dónde te ves dentro de unos 5 años. Intenta ahondar en todos los aspectos de tu vida, no sólo en el profesional. A partir de las respuestas, podrás dilucidar los objetivos a largo plazo que te inquietan.

Objetivos a medio plazo

Cualquier persona, aunque no utilice el sistema GTD, ha pensado en fin de año qué cosas va a mejorar el año siguiente. Habitualmente, en el primer mes del siguiente año, se olvidan esos buenos propósitos pero gracias a la cohesión entre las distintas perspectivas de GTD es más complicado no seguir adelante con ellos.

Áreas de responsabilidad

Conoce el rol que tienes actualmente, a nivel profesional y personal, y define las facetas que quieres mejorar en tu vida. Crea una lista con la información presente y futura para poder ver si concuerda los objetivos a los que quieres llegar y las acciones y proyectos que mantienes actualmente.

Proyectos actuales

Enumera las acciones complejas que se componen de acciones como vimos en el artículo ¿Qué es un proyecto y cómo planificarlo en GTD?, para definir los límites operativos. Incluye todas las cosas que quieres que ocurran en tu vida a todos los niveles.

Acciones actuales

Incluye las acciones que tienes apuntadas en el calendario, tus próximas acciones y las que están en espera.

¿Cómo definir las 6 perspectivas?

Para poder tener un vida productiva puedes empezar desde lo más alto planteandote ¿qué haces tú en un mundo como este? e ir profundizando y realizando preguntas más mundanas o empezar por las preguntas más tangibles, y más sencillas para comenzar, e ir cogiendo altura hacia el resto de niveles. En realidad, lo más importante es dedicar un tiempo y centrarse en cada uno de los niveles, da igual por cual empieces, hay que pensar en todos y conseguir que sean coherentes entre ellos. Imagínate que sólo te centras en los niveles actuales sin pensar en el resto; puedes llevarte una sorpresa, al darte cuenta más adelante, que has estado perdiendo el tiempo y recursos que podrías haber utilizado en algo que realmente deseas hacer, y sólo porque en ningún momento te has planteado cuales son tus metas a medio y largo plazo.

Después de haber definido todos los niveles será mucho más sencillo poder priorizar y decidir cuál es la siguiente acción a realizar o no cuando se encuentra en conflicto con alguna de las definiciones incluidas en el resto de perspectivas. Y como consecuencia de ello, poder mantener un alto nivel de productividad con un bajo grado de estrés. Observa, define, vive el presente y verás con más claridad y objetividad la realidad y lo que deseas para tu futuro.

En mi caso, prefiero ir de menos a más, liberar mi cabeza de las acciones y proyectos actuales y darles una continuidad en el futuro integrando propósitos más complejos. Puesto que cada cierto tiempo reviso estos niveles puede ser necesario, por el entorno o por cualquier hecho que suceda, pivotar a otros proyectos o modificar algunas ideas. Y tú, ¿cómo planificas estos niveles?

Deja un comentario