BuJo Hacks: Dutch Door by Saruqui
BuJo Hacks: Dutch Door :: Saruqui

Hacks en mi BuJo: “Dutch Door”

Tiempo de lectura aprox.: 3 minutos

Muchas veces resulta complicado intentar visualizar toda la información que necesitamos en sólo un par de páginas (spread), sobre todo cuando utilizas un cuaderno pequeño, pero no es imposible. ¿Cómo? muy sencillo utilizando una “Dutch Door“. Si no tienes ningún problema en tener hojas de distinto tamaño en tu BuJo, coge unas tijeras y conviértete en un artista productivo.

¿Qué es una “Dutch Door”?

Originalmente se habla de “Dutch Door” o “Puerta Holandesa” a aquellas puertas que están divididas horizontalmente. De tal forma, que se permite abrir la parte superior e inferior independientemente.  Este tipo de puertas es muy habitual en casas de campo holandesas en el siglo XVII y una de las grandes ventajas era que al abrir únicamente la parte superior no tenías que preocuparte de que entraran los animales o se escaparan los niños pequeños mientras que se aireaba la casa.

Con esa idea, resulta sencillo poder obtener formas nuevas de crear layouts que se adapten más fácilmente a la información que necesitas tener visible más allá de 2 páginas.

Básicamente puedes establecer estas puertas de 2 forma: crear las mini-páginas de forma horizontal o vertical, dejando la información que necesitas ver todo el rato en la zona visible de las páginas de tamaño normal.

Usos de “Dutch Door”

En el caso de que utilices un cuaderno, este tipo de hacks se suele emplear para mezclar la vista semanal y diaria. Se recorta la parte superior de unas 3 páginas y se aprovecha la parte visible, de la que no ha sido recortada, para la información semanal referente a citas, hábitos o tareas importantes mientras que en las mini-páginas puedes escribir la información del día a día.

Si utilizas un cuaderno de anillas, como es mi caso, creo que es más sencillo sacar provecho de estas mini-páginas ya que evitas el problema de conocer con antelación el número de hojas que necesitas recortar. Lo único que tienes que pensar es cómo vas a montar las páginas de tamaño normal y qué tipo de anotaciones vas a escribir en ellas. Algunos ejemplos pueden ser: las tareas que todavía no sabes cuando vas a poder hacer pero no puedes olvidar, información adicional de los proyectos que tienes entre manos actualmente, información de los eventos y contactos que tienes esa semana, el planning de comidas y la lista de la compra… Y todo ello, sin perder de vista, la información importante o la que necesitas contrastar habitualmente.


Otras opciones

Si te da pena recortar las hojas de tu BuJo, puedes utilizar este hack, sin necesidad de cortarlo. Simplemente dobla tus páginas y dales el uso que precise igual que en los casos anteriores.


O si lo que necesitas es tener páginas que sobresalgan de tu BuJo, porque el formato de tu cuaderno es muy pequeño o, simplemente, porque te resulta fundamental poder ver esos datos en cualquier momento, fabrica una hoja más grande con ayuda de un trozo de washi-tape para pegarlas (y al doblarlas por ahí también te sirve para encontrar rápidamente esa hoja) o hazte con una hoja de mayor tamaño (en el caso de que estés utilizando un cuaderno de anillas) y pliégala  para que no te moleste mientras no la estés usando. Yo suelo utilizarlo para poder ver en todo momento algunos símbolos o el índice y, alguna vez, cuando necesito planificar a medio plazo utilizo un calendario anual con espacio para anotaciones y tenerlo que hacer en una página de tamaño A5 se convierte en una tarea tediosa

A post shared by diyfish (@diyfish) on

Y tú, ¿has utilizado alguna vez una “dutch door“? me encantaría ver cómo  😀

Deja un comentario