Young game match kids b y Breakingpic
Young game match kids :: Breakingpic

5 hábitos imprescindibles para mejorar tu vida

Tiempo de lectura aprox.: 4 minutos

La RAE define el hábito como “Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas”. Lo que ya no cuenta es lo difícil que puede llegar a ser incluir ciertos hábitos en la vida cuando se quiere mejorar, porque el beneficio que obtenemos es a largo plazo. Y por tanto, nos resulta mucho más sencillo picar algo dulce en cualquier momento, y sentir una explosión de sabor en la boca en ese instante, que coger una manzana (por muy rica que esté) y ver que a la larga tu cuerpo te lo agradece.

Los siguientes hábitos que te voy a comentar resultan los más importantes dando igual el tipo de trabajo, edad o ritmo de vida, y a la par, los más difíciles de incluir en tu vida (si vas teniendo una edad y no lo has hecho ya seguramente te resultará más complicado cambiar los camino que tienes creado en el cerebro ante ciertas situaciones).

  1. Alimentarse correctamente. Come de una forma adecuada a tu ritmo de vida, tanto en cantidades como en nutrientes que necesita tu cuerpo. El secreto que te dirá cualquier persona es que gastes por lo menos el mismo número de calorías que ingieres y que comas de todo para que a tu cuerpo no le falte de nada. Si eres de los que les cuesta seguir una alimentación sana no dudes en ponerte en manos de un profesional que te indique cuales son los alimentos que son beneficiosos para ti y te realice un seguimiento con el que te puedas comprometer.
  2. Realizar ejercicio. Tu cuerpo necesita moverse; en el fondo somos como un coche y… ¿Qué le pasa a un coche cuando lleva un tiempo sin moverse? pues que cuando intentas cogerlo, seguramente sea para llevarlo al mecánico porque no funciona correctamente. Pues a tu cuerpo le pasa lo mismo, así que basta de excusas sobre “no tengo tiempo” (cuando realmente lo que quieres decir es “en mi escala de prioridades se encuentra de las últimas”. Si eres una persona sedentaria, este es un hábito que vas a encontrar realmente difícil y aburrido porque asocias ejercicio a ir a un gimnasio y no tiene porqué ser así. Puedes empezar poniéndote un objetivo de un número de pasos al día y cuando eso ya forme parte de ti seguro que encuentras alguna actividad que te obligue a moverte más y te divierta.
  3. Meditar. Otra de las actividades que uno suele decir que no tiene tiempo para realizar o que no va con él. Existen muchos métodos de meditación y unos minutillos se pueden sacar al día para empezar con alguna de estas técnicas. Quítate la idea de que la única forma de realizarlo es teniendo que dominar la posición de la flor de loto, puedes iniciarte con ejercicios sencillos de respiración durante unos minutos y luego ir  añadiendo más funcionalidad a esos ejercicios. Existe una gran cantidad de información y cursos en el mercado que te pueden ayudar a incluir esta rutina fácilmente. La realización de ejercicios de meditación de forma continuada ofrece un gran número de beneficios tanto a nivel anímico como físico. En mi caso, cuando empecé con técnicas de mindfulness, pude ver rápidamente los efectos de realizar esos ejercicios, sobre todo en la reducción de estrés.
  4. Descansar lo necesario. Cuando uno está durmiendo entra en modo mantenimiento tanto a nivel físico como mental. Así que es necesario dejar el tiempo apropiado para que ambos realicen todas las tareas que te ponen a punto al día siguiente. Aunque la teoría dice que hay que dormir entre 7 y 8 horas, la realidad, es que esa horquilla puede ser mucho más amplia dependiendo de la persona y la calidad del sueño. No olvides que uno de los pasos importantes para que te habitúes a descansar correctamente es irte a dormir todos los días más o menos a la misma hora. Si actualmente te levantas con energía, este punto ya lo tienes asimilado.
  5. Superar la pereza. Todavía no conozco a nadie que no le dé pereza algo. Creo que es uno de los hábitos más difíciles de eliminar en nuestra vida y suele ser el causante de que no consigamos incluir muchos buenos hábitos en nuestra rutina.
    Un pequeño truco para que la pereza no se salga con la suya es utilizar la regla del minuto (método Kaizen). Es una buena forma para empezar cualquier cosa que te dé pereza ya que sólo necesitas 1 minuto al día, a una hora determinada, para ejecutarla. Llegará un momento en que esa pequeña acción diaria generará las conexiones necesarias entre tus neuronas para que puedas ir aumentando la exigencia de la tarea que quieres convertir en hábito.

Así que no lo dejes ni para mañana, ni para el 1 de Enero y empieza a añadirlos en tu vida. Ponte unas metas realistas y un objetivo en tiempo para conseguirlo… 21, 66 días y si no se consigue, no te frustres, se reinicia y se vuelve a empezar. Lo importante al principio es dar el primer paso para ir modificando tu forma de vida, la disciplina y el tiempo los convertirán en algo que es parte de ti. A partir de estos hábitos, ya podemos centrarnos en añadir alguno más acorde a nuestro día.

Y tú, ¿por cuál vas a empezar? ¿cuál te parece el más sencillo y el más complicado de añadir a tu vida?

Deja un comentario