Stairs by Sandis Helvigs
Stairs :: Sandis Helvigs

Kaizen o cómo seguir mejorando pasito a pasito

Tiempo de lectura aprox.: 2 minutos

La mayoría de las veces, cada vez que queremos realizar un cambio, nos venimos arriba y queremos mudarnos de forma drástica. Problema de estas cosas: ante una meta inalcanzable por su complejidad o cambio radical en nuestra vida es muy sencillo fallar y, por tanto, desmotivarnos y desistir en conseguirlo.

Un caso que seguro que has vivido en tus carnes o a alguna persona cercana, y más en estas fechas es: Año nuevo… me apunto al gimnasio y voy todos los días. Lo normal es que si es una persona no habituada al deporte le resulte demasiado complicado ir incluso algún día de la semana. Pero seguro que si le proponen, intenta todos los días 1 minuto andando, creo que sería bastante complicado que alguien se negara o pudiera fallar en realizarlo. Y después de 1 minuto podría pasar a 2 y así, sucesivamente, hasta empezar a dedicar tiempo al gimnasio.

En definitiva, lo importante es realizar cambios que sea imposible rechazar y fallar y, cuando ya estemos habituados, vamos incrementando la dificultad. A este tipo de paradigma japonés, muy utilizado en las empresas, se denomina kaizen o mejora continua.

¿En qué se basa kaizen?

Esta filosofía tiene su base en 2 pilares fundamentales:

  • Progresividad.
  • Constancia.

Muchas veces las metas que nos proponemos resultan bastante complejas y nos pueden parecer inalcanzables en un primer momento. Ante esa primera situación, lo mejor es que cojas un boli y un papel  o abras un documento de texto en blanco y desgranes esa meta en pequeñas tareas… ¿Cómo de pequeñas? hasta que te parezca una tontería y sea imposible no realizarlas. De esta forma será mucho más sencillo superar esa resistencia innata que tenemos a los cambios, a salir de nuestra zona de confort, a ponernos excusas por no tener tiempo, energía o cualquier otra cosa que se te ocurra para seguir procrastinando. Lo importante de este paradigma es mejorar siempre, dando menos importancia a la cantidad o resultados rápidos.

Si aplicas este concepto a cualquier objetivo que quieras cumplir verás con satisfacción las ventajas de conseguir, poco a poco, dicho objetivo e incluso superarlo puesto que es un compromiso de por vida en el que siempre puedes ir mejorando. Este tipo de ideología dista mucho de la idea occidental de “Si funciona… no lo toques” (que seguro que muchos habréis oído o dicho en muchos proyectos). Y aunque en un corto plazo puede parecer la opción más razonable, a la larga, supondrá que habrá que realizar un cambio mucho mayor.

Así que escoge cualquier faceta de tu vida o proyecto o cambio que quieras realizar. Apúntalo. Desglósalo en pequeñas tareas y empieza. En unos meses verás el avance que has obtenido por ir poco a poco y no habrá nada que te pare.

Deja un comentario